A la tóxica de su ex, la que vive en Atlahapa ya le compró un terreno en Chimalpa.

Por Luis Miguel Nava | Tlachireportero

El pueblo ya está harto de las porquerías que está haciendo el presidente oportunista, Francisco Zacapa Rugerio, pues no hay necesidad de ser un conocedor para percatarse que la administración la están desmantelando.

En los pasillos de la plaza municipal se supo que los recursos provenientes del pago de impuestos de los ciudadanos han servido para comprarles a los hijos de “El Panchito”
puestos en los tianguis de San Martin Texmelucan y Tepeaca.

Además a la tóxica de su ex, la que vive en Atlahapa ya le compró un terreno en Chimalpa, la intención es tenerla contenta y de vez en cuando desaparecerse en un nido de amor, es decir, -ganar, ganar-.

Otro tema que es importante informarle al pueblo es que el petista ya estrenó carro, los mismo su hijo Uriel, lo raro es que el parque vehicular municipal esta para la basura, las patrullas se mantienen paradas de puro milagro.

El ultima tema es reclamado por los trabajadores al servicio de la seguridad, “siempre que pedimos algún servicio para las unidades la respuesta es la misma, no hay recursos”.

Si tan solo el presidente enamorado escuchara los consejos que le da su novia “Chelita” y sacara de la administración a mucho briago y borracho que se la pasan de vividores y lambiscones.

Y si tan solo el presidente dejara de darse la vida de millonaria y dejara a un lado su talento de galán, entonces, la administración sería diferente, pero eso ya es imposible, faltan meses para que la pesadilla de tres años termine.

Deja un comentario