Usuarios de las redes sociales arremetieron en contra de la concentración de gente que expuso a cientos de personas al mortal virus.

En el afán de mostrar músculo político para cubrir los más de 25 puntos de diferencia que tiene con la contendiente más fuerte a la gubernatura del estado, Anabell Ávalos Zempoalteca y la coalición que encabeza el Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la gubernatura, decidieron arriesgarse y apostarle a una concentración masiva de gente con acarreados de la administración estatal y con la presencia del COVID-19.

A la vieja usanza de lo más arcaico del tricolor y emulando los mejores años del expartidazo, se dieron cita en el Recinto ferial, cientos de trabajadores de las dependencias de gobierno para el tradicional besamanos que implica toda una faramalla, sólo que esta vez con un margen de casi 3 a 1 abajo sobre la aspirante del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

En todo este show armado para demostrar qué hay fuerza en el tricolor y sus rémoras, determinaron que obligar a los trabajadores del gobierno estatal y de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UTAx), sería una buena idea para olvidar la pesada loza de quienes han sido cuestionados por un mal gobierno, sin embargo, la pandemia les jugó en contra y salieron mal parados.

Y es así que mientras hablaba el que se autodenomina como el hombre de la buena política a nombre del Partido Alianza Ciudadana (PAC), en las transmisiones en vivo que se realizaron del evento, la críticas por acumular a la gente no cesaban, llamándoles ratas, ladrones y otros sinónimos.

A esto se sumaron los señalamientos a un evento donde se perdió la sana distancia y se evidenció que los más de dos mil muertos en Tlaxcala por la pandemia de COVID-19, no son suficientes cuando se trata de política y de mostrar fuerza para no perder el gobierno estatal.

Algunos sin cubrebocas y otros aglomerados, eran los protagonistas de una trágica escena que según los usuarios de la redes sociales, serían los próximos pacientes de hospitales en los días subsecuentes.

Esto no detuvo a Anabell Ávalos que en su apuesta para posicionarse, expuso a cientos de tlaxcaltecas, lo peor de todo es que se presume que en su mayoría fueron obligados a asistir a este evento para no tener problemas en sus centros laborales.

La irresponsabilidad de uno de los peores gobernadores del país, podría salir a la luz en los próximos días cuando los asistentes se reporten con síntomas de haber adquirido la falta enfermedad que ha arrebatado la vida a miles de tlaxcaltecas.

Para las familias que aún cargan con el luto de haber perdido a un ser querido, la muestra que quiso dar el PRI y sus escuderos, fue un grave error y la evidente desesperación de malos gobiernos que hoy se atreven a exponer a la gente con tal de saciar sus intereses personales.

Deja un comentario