Por Luisa Escobar Montiel

 

Es lamentable que el proyecto de la Cuarta Transformación que impulsó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lo esté utilizando una familia originaria de San Pablo del Monte para hacerse millonaria.

Se trata de la familia Piedras Mastranzo, han logrado acomodar en el Poder al esposo, la hermana, el cuñado y hasta la hija en puesto de relevancia en distintos espacios con sueldos muy redituables.

No hay que perder de vista que todo esto lo lograron gracias a que la gente se sumó a ese proyecto en donde prometieron que todo iba a ser diferentes, la corrupción, el agandalle y la ambición se iban a terminar “para siempre”.

Resulta que la ex diputada Ana Bertha Mastranzo Corona sigue sacándole mucho provecho al triunfo de quien hoy gobierna el estado, para empezar, ella logró acomodarse como directora del Consejo Estatal de Población en Tlaxcala y actualmente está percibiendo un sueldo de 32 mil 137.87, de acuerdo a una investigación que hizo este medio y a la página nacional de transparencia.

Por otro lado, y de forma descara, acomodó a su esposo en el Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales para el Estado de Tlaxcala, en donde está dado de alta como Asistente Ejecutivo de la ponencia 3 y percibe un sueldo neto de 12 mil 714 pesos.

La hermana de Ana Bertha, es decir Virginia Marcela Mastranzo Corona, es nada más y nada menos, delegada de San Pablo del Monte de la Secretaria de Movilidad y Transporte, actualmente percibe un sueldo neto de 20 mil 880.22 pesos.

Eso no es nada a comparación de que también la hija del matrimonio de Carlos y Ana Bertha, de nombre Pamela Itzel Piedras Mastranzo, la acomodaron como auxiliar técnico en el Tribunal Superior de Justicia del Estado/ Consejo de la Judicatura y percibe un sueldo neto de 8 mil 784.82 pesos.

Y ya para acabarla de amolar, el cuñado de Ana Bertha, de nombre, José Luis Piedras, lo apadrinó para que llegara a la Comisión de Agua de Tlaxcala como analista contable y percibe un sueldo de 12 mil 280.46 pesos.

Solo hay que darse la vuelta en cada dependencia para saber quién de estos personajes realmente está trabajando y quienes están inscritos como aviadores.

Con esta información queda claro que el proyecto político que conformaron en San Pablo del Monte no es más que un escalón para sacar provecho y tener más de lo que ya tienen. Es decir, a esas personas que llamaron compañeros solo los utilizaron. No hay puestos para los militantes, solo para la familia.

Hace tiempo se criticaba que el PRI estaba lleno de caciques y de personajes que solo vivían de la política, es más, se decía que unas cuantas familias tenían secuestrado al partido y que con Morena “las cosas serían diferente”.

Es tiempo que la gente sepa que es más de lo mismo, no hay futuro en Morena, y más aún, si el proyecto lo encabeza Ana Bertha y su familia.

Deja un comentario