Los priístas estaban detrás de las aspiraciones de Dulce Silva, incluido el gobernador

Pedro SIerra e-consulta

Con la unción de Lorena Cuéllar Cisneros como candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) tras haber ganado contundentemente en todas las encuestas realizadas, marianistas y menistas perdieron la oportunidad de frenar a la diputada federal con licencia y saben que su abanderada, Anabell Ávalos Zempoalteca tiene una mínima oportunidad de vencer a la morenista.

La corriente política de Mariano González Zarur se encontraban apoyando directamente a Dulce Silva Hernández con la intención de llevar una candidata débil a MORENA y tener mayor posibilidad de imponer a la alcaldesa capitalina con licencia.

Además de que la intención era que Dulce Silva fuera por MORENA, el otro objetivo es generar desgaste al interior del partido de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para debilitar a la ahora candidata, quien nuevamente deberá enfrentar la maquinaria que hizo ganar al Partido Revolucionario Institucional (PRI) mediante una elección sospechosa.

Tal es el temor del Bloque Opositor Amplio (BOA) que llevó a que se juntaran partidos que era impensable que compartieran una boleta solo hace un par de años, por lo que se espera una guerra sin cuartel por parte de los prianistas y la chiquillada.

Cabe mencionar que Lorena Cuéllar y Anabell Ávalos se han enfrentado en dos ocasiones, la primera en una interna por la alcaldía de Tlaxcala en 2007 y la segunda ocasión cuando ambas disputaron la senaduría, las dos veces resultó vencedora la morenista.

Deja un comentario