A través del portal Latinus, se documentan 11 casos de trata de personas que contradicen los datos presentados a la gobernadora Lorena Cuéllar para su primer informe de gobierno.

 

Con actas que se filtraron en los correos del ejército mexicano hackeados por Guacamaya Leaks, constan actas levantadas dónde se señalan los bares en los cuales se ejerce la prostitución y rasgos físicos de los implicados sin que a la fecha se realicen averiguaciones sobre esas líneas de acción.

 

En el reportaje se indica que la Procuraduría General de Justicia del Estado, encabezada por Ernestina Carro Roldán da seguimiento a los casos bajo distintos rubros, cómo estupro, cuando implican a menores de edad, sin dar el peso que corresponde a una situación que a todas luces implica trata de personas.

 

De esta forma Ernestina Carro estaría maquillando las cifras y dando menor peso del que corresponde a un delito que tiene a Tlaxcala en los ojos no sólo de México, sino de países como Estados Unidos.

Deja un comentario