Sin una propuesta clara y aceptando la importancia de los programas federales, Anabell Ávalos mostró que esta resignada a mantenerse 25 puntos debajo de la aspirante puntera.

Una derrota anunciada fue el discurso y la poca elocuencia que tuvo Anabell Ávalos Zempoalteca durante su unción como candidata de la coalición “Unidos por Tlaxcala” que encabeza el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el día de ayer, mostrando que se recurren a las mismas prácticas pero que no existe contundencia por parte de la abanderada que alabó los programas sociales adoptados por el gobierno federal a los que incluso prometió mejorarlos si llega a ocupar la silla de Marco Mena Rodríguez.

La cita para lo que queda de priístas y los cientos de acarreados fue a las 10:30 horas en el domo del Recinto ferial y las principales calles aledañas, se vieron ocupadas principalmente por empleados del gobierno estatal que habían sido invitados con carácter de riguroso para asistir al evento oficial en el que se daría el espaldarazo a la exalcaldesa capitalina como coordinadora de los esfuerzos del priísmo para mantener la gubernatura de Tlaxcala.

Minutos más tarde inició la parafernalia con la participación de la lideresa del Partido Socialista (PS), Patricia Zenteno Hernández, quien llamó a trabajar conjuntamente por la entidad y llamó a la militancia a cerrar filas con la abanderada priísta.

Momentos más tarde, tomó el micrófono el dirigente del Partido Alianza Ciudadana (PAC), Serafín Ortiz Ortiz quien también mostró su respaldo a la aspirante marianista y a mantener una administración cercana a la gente en donde no predomine la corrupción, ni los intereses particulares.

En orden de importancia o del número de canicas que tienen, le siguió el Partido de la Revolución Democrática (PRD) con la voz de Jesús Zambrano que no perdió la oportunidad de arremeter en contra del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y criticar las acciones emprendidas en contra de la corrupción y de los intereses facticos que se acumularon durante años.

El dueño del Sol Azteca incluso se atrevió a llamar dictador al presidente de la República y dejó ver su enojo por la manera de gobernar que ha excluido a los partidos tradicionales de los privilegios, además de señalar el supuesto nulo crecimiento económico que se ha tenido en el país y el manejo en general del gobierno federal.

En el mismo tenor se pronunció el líder nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés que también recurrió a la descalificación en contra del gobierno de la 4T, llamando mentirosos, descarados y corruptos a quienes son parte de la administración que encabeza al presidente López Obrador.

Asimismo, el dirigente albiazul se comprometió a que todos los panistas trabajarán en favor de Anabell Ávalos con el único interés de que siga avanzando la 4T en el país y se eviten presuntas

acciones contra la nación como supuestamente fue la cancelación de la construcción del aeropuerto en Texcoco y la perdida de negocios de importantes empresarios que tenían invertidos millones de pesos en esta obra.

Posteriormente le tocó el micrófono al primer priísta del país, Alejandro Moreno que tomó protesta a Anabell Ávalos como la candidata de la coalición para el gobierno del estado y posteriormente levantarle la mano en señal de triunfo.

En el turno de la candidata al frente de la multitud, mostró pocos argumentos y los más específicos fue su promesa de campaña de doblar el apoyo a los beneficiarios del programa federal de Jóvenes Construyendo el Futuro que actualmente reciben 4 mil pesos mensuales del gobierno emanado del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

A esto se sumó la propuesta de incrementar el apoyo a las mujeres con el programa estatal Superarte que actualmente beneficia a 36 mil féminas y se comprometió a que si llega a ser gobernadora, esta cifra crecerá a 150 mil el número de quienes tendrán este recurso.

Cifras alegres en las que reconoció la viabilidad del gobierno de la 4T, lo que evidenció que carece de argumentos de crítica para la administración de López Obrador y de MORENA.

Es así que la priísta exhibió números para programas sociales que podrían ser inviables, considerando que el presupuesto del estado es de alrededor de 21 mil millones de pesos, recurso similar al que invierte el gobierno federal en Tlaxcala.

La marianista además se autoelogió, luego de reconocer la brillante carrera de Beatriz Paredes y de haberle brindado la oportunidad de comenzar en la administración pública, además de recordar que José Álvarez Lima fue también su jefe, hoy en las filas de MORENA, así como el empuje que le dio Mariano González para ser la primera secretaria de Gobierno en la historia de Tlaxcala, entre otros logros de la exalcaldesa.

En este evento además de los cientos de acarreados estuvieron exgoberndores como Beatriz Paredes y Tulio Hernández, así como políticos de los cinco partidos que conforman esta alianza, resaltando la presencia del hijo de Mariano González Zarur, quien presuntamente es el titiritero de la abanderada al gobierno del estado.

Deja un comentario